¿Qué hace un psicólogo?

El Psicólogo, es un profesional de la conducta humana. Tiene como misión entender y comprender, ponerse en el lugar del otro, sin juzgarlo, entrenándole en técnicas y estrategias psicológicas con el objetivo de mejorar su vida. Es como un entrenador, ya que marca las pautas a seguir, armoniza y consigue que cada persona sea consciente de sus habilidades y puntos fuertes así como de sus debilidades y puntos flojos y sobre estos últimos intervendrá. Es un trabajo en equipo con un objetivo común que es la mejora de esa persona. Te indica el camino.

¿En qué va a consistir la terapia?

La terapia psicológica consta de varias fases: Primero se evalúa, luego se diagnostica y finalmente se pone en tratamiento. Es en esta fase donde el paciente aprende una serie de estrategias que las pone en práctica su día a día. Posteriormente el paciente toma un papel activo en la resolución de sus problemas reduciendo su malestar.

¿Cuánto tiempo dura la terapia?

Al principio se acude una vez por semana y tras la mejoría se van espaciando hasta dar el alta. El éxito y la velocidad de la terapia dependen de varios factores entre ellos, el tipo de problema y la implicación de los padres, del adolescente, joven o adulto.

¿El psicólogo me guarda el secreto de lo que le cuento?

Según el código deontológico toda información que recoja el/la Psicólogo/a está sujeta a un deber y a un derecho de secreto profesional, del que solo podrá ser eximido por el consentimiento expreso del cliente.

¿Qué diferencias hay entre una terapia infantil y de adultos?

En la terapia infantil el éxito reside en la implicación de los padres en las pautas de conductas marcadas por el psicólogo. Mientras que en la terapia de adolescentes, jóvenes y adultos el éxito esta mediado por la implicación y esfuerzo de ellos mismos.

¿Cuándo he de acudir a un psicólogo infantil?

La infancia es un periodo de la vida de constante evolución y crecimiento en el que aparecen inevitablemente dificultades, estancamientos y a veces incluso regresiones. Es una etapa crucial ya que en ella se juegan aspectos de la estructura de la personalidad decisivos para el resto de su vida. El psicólogo infantil responderá a su petición de información, asesoramiento y acompañará a los padres durante este proceso.

Si ve a su hijo triste, nervioso, irritable, desafiante, con problemas o cambios de conducta o cualquier otra anomalía, no dude en consultar con un psicólogo infantil.

¿Cuándo he de llevar a mi hijo adolescente al psicólogo?

La adolescencia es una etapa de cambios constantes, difíciles de entender por uno mismo y por la familia. Estas modificaciones en ocasiones suelen ocasionar problemas emocionales o de conducta, que si se alargan en el tiempo provocan sufrimiento en el adolescente, generando una posible patología.

Si ve a su hijo triste, ansioso, irritable, desafiante, con problemas o cambios de conducta o no sabe que le pasa o no lo entiende, es el momento de acudir a un profesional.

¿Qué consecuencias pueden tener estos problemas si no se tratan a tiempo?

La infancia es un periodo de aprendizaje y de desarrollo. Cuando por problemas emocionales o conductuales este periodo se ve afectado la personalidad se ve condicionada. Es una etapa crucial, ya que juegan aspectos de estructura de personalidad, decisivos para el futuro de su vida.

En la adolescencia los padres pueden llegar a perder a sus hijos. Es una edad de crisis y de graves enfrentamientos y problemas en las relaciones entre padres e hijos. La mejor forma de ayudarles es anticiparse a esa etapa y actuar en la preadolescencia. Aquí es dónde el psicólogo puede contribuir a ayudar a los padres a poner normas y limites personalizados, evitando que esos jóvenes no se pierdan, ayudándoles a crecer y a que el diálogo entre padres e hijos se desarrolle de forma adecuada y sin traumas.