Nuestra metodología es Conductual-Cognitiva, intervenimos en las conductas y en los pensamientos negativos, ya que en la mayoría de los casos, el pensamiento es el disparador de la emoción y nos lleva a conductas inadecuadas. Entramos en un círculo cerrado del cual es difícil salir sin ayuda. La metodología Conductual-Cognitiva es la única considerada científica.

Nosotras entrenamos, basándonos en las ideas y creencias negativas de cada uno con estrategias específicas adecuadas.

En la terapia de niños y adolescentes, la primera sesión acuden solos los padres, sin su hijo. Las siguientes sesiones de evaluación son con el/la niño/a o adolescente hasta obtener el diagnóstico. Posteriormente se vuelve a citar a los padres para informarles del tratamiento a seguir.